Ecuador llora muerte de periodistas

Lanzan acción militar contra asesinos. Ecuador confirmó este viernes el asesinato en cautiverio de los hombres de prensa secuestrados el 26 de marzo
Ecuador llora muerte de periodistas Ecuador llora muerte de periodistas

La noticia enmudeció a Ecuador, que nunca había sido víctima con tanta crueldad de la violencia derivada del narcotráfico que enfrenta Colombia.

Visiblemente dolido, el presidente Lenín Moreno le anunció al país: “Tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas”.

Varios reporteros estallaron en llanto. En la sede de gobierno, la bandera fue bajada a media asta, y decenas de personas, en silencio, dejaban flores sobre una tela blanca con el rostro de las víctimas.

Moreno se dirigió a un país consternado tras cumplirse el plazo de 12 horas que le dio a los captores, un frente disidente de la guerrilla de las FARC comandado el ecuatoriano Walter Artízala, conocido como Guacho, para que entregaran pruebas de vida de los rehenes.

La incertidumbre reinaba desde la víspera cuando se conocieron fotografías de tres hombres encadenados y ejecutados.

 

Búsqueda de los cuerpos

El periodista Javier Ortega (32), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60) habían sido tomados como rehenes en la localidad costera de Mataje, limítrofe con Colombia, donde realizaban un reportaje sobre la violencia que al final segó sus vidas.

Las autoridades ecuatorianas ahora buscan que organismos internacionales, la Iglesia católica y la Cruz Roja Internacional (CICR) localicen los cuerpos.

Desde Lima, donde participa en la Cumbre de las Américas, el presidente Juan Manuel Santos expresó su condena y aseguró que los hechos “ocurrieron en el Ecuador, con un individuo de nacionalidad ecuatoriana”.

Sin embargo, Quito cree que los tres fueron asesinados en territorio colombiano. El CICR, por su parte, anunció que ya fue contactado por todas las partes implicadas, incluidos los captores, para “facilitar una posible operación de recuperación de los restos”.

 

Ofensiva

De manera simultánea, Ecuador se embarcó en una ofensiva en la porosa y selvática frontera, uno de los puntos estratégicos en la ruta del Pacífico, para transportar cocaína a Estados Unidos a través de Centroamérica.

“Hemos reiniciado las operaciones militares y policiales (…) que fueron suspendidas y dispuesto inmediatamente el despliegue de las unidades élite de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional”, declaró Moreno.

El equipo de El Comercio se cruzó con sus captores cuando cubría la inusual oleada de ataques a la fuerza pública registrada en la frontera desde el pasado mes de enero, que ha dejado siete muertos y decenas de heridos.

Esta violencia es una secuela del acuerdo de paz que condujo al desarme de las FARC. Esta organización controla territorios que ahora están en disputa entre desertores rebeldes y bandas de origen paramilitar.

 

Recompensa por asesinos

Desde un comienzo, las autoridades colombianas acusaron del secuestro al Frente Oliver Sinisterra. Con entre 70 y 80 hombres, esa organización dedicada al narcotráfico está dirigida por Guacho, uno de los hombres más buscados tanto en Colombia como en Ecuador.

Moreno informó este viernes que se incluyó al “narcoterrorista alias Guacho” en la lista de los más buscados en Ecuador y ofreció una recompensa de 100 mil dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o Colombia.

El director de la Unidad Antisecuestros de la Policía de Ecuador, coronel Polibio Vinueza, explicó más tarde que Guacho mantuvo comunicación con ellos “hasta el 7 de abril por WhatsApp” y que planteaba el canje de los rehenes por “tres detenidos por tráfico de armas en Mataje”.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: