31 Dic, 2016

CULTURAL | Jorge Tineo Rendón: In memoriam

Una enorme ola de decesos de notables referentes culturales ha caracterizado este 2016 que ya se fue.

Por Jorge Tineo Rendón

Una enorme ola de decesos de notables referentes culturales ha caracterizado este 2016 que ya se fue. Si bien han desaparecido pensadores y literatos (Umberto Eco, Oswaldo Reynoso, Imre Kertész), políticos (Fidel Castro, Simon Peres), deportistas (Johan Cruyff, Muhammad Ali), cineastas (Ettore Scola, Abbas Kiarostami) y actores (Alan Rickman, Zsa Zsa Gabor, Carrie Fisher); es el mundo de la música el que más duros y significativos golpes ha recibido. Aquí un recuento de algunos de los músicos que fallecieron los últimos doce meses

Hace cuarenta años la prensa musical creó “El Club de los 27”: destacados artis­tas que fallecieron a esa edad como Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Jo­plin, Jim Morrison, Gary Thain, entre otros. Kurt Cobain y Amy Winehou­se se unieron a esta fatí­dica cofradía en 1994 y 2011, respectivamente.

Ahora, aquellos músi­cos que sobrevivieron a los riesgos y excesos de sus carreras han comen­zado a dejar este mundo por inevitables dolencias de la edad. Este 2016 será recordado por la enor­me lista de personalida­des fallecidas tras largas y productivas vidas defi­niendo los caminos de la música popular contem­poránea desde fines de los años 50.

Las primeras noticias luctuosas con ilustres fon­dos musicales fueron los decesos del pianista cana­diense de jazz Paul Bley (3 de enero, 83 años) y el francés Pierre Boulez (5 de enero, 90), uno de los directores de orquesta y compositores más reco­nocidos del siglo 20. En Perú, el popular cómico y guitarrista Raúl “Chalo” Reyes (9 de enero, 79), que acompañó a destaca­dos boleristas como Ju­lio Jaramillo y Lucho Ba­rrios. Asimismo Glenn Frey, fundador de los Ea­gles, falleció el 18 de ene­ro a los 67 años, de múlti­ples complicaciones.

Ese mismo mes, dos miembros originales de Jefferson Airplane, Paul Kantner y Signe Toly An­derson, fallecieron el mis­mo día y a la misma edad (28 de enero, 74). Sin em­bargo, la muerte más im­pactante fue la de Da­vid Bowie (10 de enero, 69) dos días antes de su cumpleaños, fecha en que se publicó su nuevo ál­bum, Blackstar. Tres días después, a modo de fa­tal ironía, falleció Car­los Magán, bajista de Voz Propia, conocido en la es­cena del rock subterráneo local como “El Boui”.

Seguimos con nombres notables: Maurice Whi­te (4 de febrero, 74), lí­der espiritual, fundador y cantante de Earth, Wind & Fire; George Martin (8 de marzo, 90), productor conocido como “El Quin­to Beatle”; Naná Vascon­celos, estrella del folklo­re brasileño (9 de marzo, 71); y Keith Emerson (10 de marzo, 71), tecladista de Emerson, Lake & Pal­mer, quien se suicidó en California. Greg Lake, bajista y cantante del trío, también se nos adelan­tó este año (7 de diciem­bre, 69).

Abril comenzó con las muertes del saxofonista argentino de jazz Lean­dro “Gato” Barbieri (2 de abril, 83) y Merle Hag­gard, leyenda del country (6 de abril, 80). El públi­co quedó sorprendido con la repentina desaparición de Prince (21 de abril, 57), considerado uno de los artistas pop más talen­tosos y versátiles de todos los tiempos.

La música en español también tuvo bajas ese mes: la leyenda del tan­go Mariano Mores (13 de abril, 98) y el sonero por­torriqueño Ismael Quinta­na (16 de abril, 78).

Tomita (5 de mayo, 84), músico japonés pionero de los sintetizadores y el ba­terista del grupo me­talero Megadeth, Nick Menza (21 de mayo, 51), quien tuvo una inesperada muerte mientras tocaba en un concierto.

José Luis Armenteros (11 de junio, 72), com­positor español de éxi­tos de Nino Bravo, José Luis Rodríguez y otros; Bernie Worrell (24 de junio, 72), tecladista original de Parliament/ Funkadelic; y Scotty Moore (28 de junio,84) primer guitarrista de Elvis Presley; son solo al­gunos de los músicos fa­llecidos a mitad del año.

El fallecimiento del divo Juan Gabriel (28 de agosto, 66), uno de los artistas más populares de Latinoamérica, causó enorme conmoción. En Lima, José Carlos Santos, exdirector de la Orquesta Sinfónica Nacional, mu­rió a los 85 años, el 6 de agosto. El 22 fallecieron Toots Thielemans, músi­co belga que popularizó la armónica; y la vocalis­ta Gilli Smyth, del grupo inglés de rock psicodélico Gong, a los 94 y 83 años, respectivamente.

El 29 de septiembre la muerte alcanzó a Ge­rald Paz, productor e in­geniero de sonido perua­no de activa participación en la escena subterránea ochentera.

El mes siguiente no dio tregua: Rod Temperton (5 de octubre, 66), productor discográfico; Bobby Vee (24 de octubre, 73), ídolo adolescen­te de los sesenta; y Nelson Pinedo (27 de octubre, 88), sonero co­lombiano de La Sonora Matance­ra; dijeron adiós a sus fans.

En noviem­bre, Leon Russell (13 de noviembre, 74); la leyenda del jazz Mose Allison (15 de noviembre, 89); y el tecladista australiano Allan Zavod (29 de noviembre, 71), que trabajara con Jean- Luc Ponty y Frank Zappa. Pero sin duda, la muer­te del poeta y cantautor canadiense Leonard Co­hen (7 de noviembre, 82) fue la más replicada en re­des culturales. Su partida coincidió con la apari­ción del disco You want it darker, lanzado dos se­manas antes.

Diciembre comen­zó con la muerte de don Abraham Falcón (3 de diciembre, 92), patriarca ayacuchano de la familia constructora de guitarras, ampliamente conocido por los músicos naciona­les. También se fueron, una detrás de otra, dos destacadas artistas pe­ruanas: la investigadora Rosa Elena “Chalena” Vásquez (11 de diciem­bre, 66) y la popular cantante criolla Lucila Campos (12 de diciem­bre, 78).

Ni siquiera en Navi­dad descansó la muer­te: Rick Parfitt (68), guitarrista y cantan­te del grupo Status Quo; y George Michael (53), cantante y compositor británico de enorme éxito en los ochenta y noventa; fallecieron los días 24 y 25, respectivamente.

De una cosa estamos seguros: cada vez hay mejores conciertos en el más allá.

TAMBIÉN LEE: