16 Jun, 2017

CULTURAL | Guerra surrealista en Barranco

“Mecánica natural” del joven pintor peruano Ernesto Guerra Huamaní, cuya inauguración es hoy a las 7:30 p.m. en el Centro Cultural Juan Parra del Riego de Barranco.
4

Desde 1924 en que el francés André Bretón lanzó su Mani­fiesto surrealis­ta, mucha agua ha corrido bajo los puentes del mundo alucinante de la pintura y los realizadores “de la om­nipotencia del sueño” y “del proceso desinteresado del pensamiento”. Y todo ha sido registrado por las tempesta­des de la historia.

Monstruos de las artes be­llas como Dalí, por ejemplo, hicieron tangible la catego­ría de escuela a este proceso artístico que tuvo como pio­neros al movimiento Dadá y la pintura metafísica, en los albores del suprarrealis­mo o sobrerrealismo.

Convertido en color de los sueños o realidad de la imaginación desaforada, el surrealismo llegó al Perú y produjo maestros como Re­villa, Gerardo Chávez, Aqui­no, Tsuchiya y muchos otros que mantienen la imagen de la más osada irrealidad de lo cotidiano.

Hoy, en Barranco, arranca la primera exposición in­dividual del joven Ernesto Guerra (Lima, 1986), acaso el llamado a terminar con el marasmo artístico en que está sumido el mundo de la pintura de nuestros artistas contemporáneos, después del boom que benefició a ar­tistas y colecciones hasta los últimos decenios del siglo pasado, cuando el país de la abundancia se inscribió en el club de la escasez depresiva.

El surrealismo de Ernesto Guerra proviene de la gran Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes (2007-2013) de donde ha sa­lido la mayoría de nuestros más notables e interconti­nentales pintores, esculto­res y otros artistas.

Por su origen amazónico, Guerra es un fanático del verde de la abundancia vege­tal de su terruño ancestral. Diversos tonos verde, suma­ dos a la luz esplendorosa de la tecnología han calado en sus lienzos y en el de otros ar­tistas jóvenes, que conviven con la electrónica desde la infancia y se relacionan con esta de manera compleja, alucinante, precursora.

Guerra ha hecho, hasta ahora, un itinerario profe­sional adecuado. Ha par­ticipado con sus contem­poráneos en infinidad de muestras colectivas, temáti­cas. Hasta la individual que hoy cierra una etapa e inicia un promisorio futuro.

Su obra es surrealista. Sus obras están cargadas de elementos simbólicos como plantas y caballos, serpien­tes, aves multicolores y otros elementos místicos, que lu­chan y buscan una armonía con elementos de la moder­nidad tales como circuitos, chips, engranajes, cables.

“Estudiando en los prime­ros años, descubro las obras de los grandes maestros como Leonardo, Miguel Án­gel, Caravaggio, Rembrant, Rubens, Velazques, Francis­co de Goya, Dalí, Picasso y la pintura expresionista, entre otros”, dice con entusiasmo. Entonces realizaba copias en óleo, pastel sobre cartulina.

La muestra que se inaugura hoy se llama Mecánica Na­tural y va en la Galería Juan Parra del Riego (Av. Pedro de Osma 135 Barranco, Lima) de Barranco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

#Tags Relacionados