CULTURAL |”Es una feria para la gente”

Franco Osorio es parte del comité orga­nizador de la Anti-Fil, la feria del libro que abri­rá sus puertas en para­lelo a la realizada por la Cámara Peruana del Li­bro

Por Eduardo Loayza Díaz

Franco Osorio Paredes es parte del comité orga­nizador de la Anti-Fil, la feria del libro que abri­rá sus puertas en para­lelo a la realizada por la Cámara Peruana del Li­bro, aunque él revela que esta iniciativa, de por sí contestataria, no preten­de sabotear a la ‘oficial’, sino complementar los vacíos que ha dejado.

-¿Cómo surge la Anti- Fil?

Mira, las ferias paralelas a las oficiales son algo que ya se hace en otros paí­ses. Por ejemplo, yo asis­tí el 2014 a La Otra Fil en Guadalajara, y también a la de Quito y a la de Bue­nos Aires. Entonces, ya había visto cómo era la organización y vi cómo la autogestión puede fun­cionar para promocionar una cultura mucho más li­bre e independiente. Me di cuenta de que se podía ha­cer cosas muy interesantes sin la necesidad de apo­yo privado o público. En­tonces, nació pensando en algo paralelo y que com­plemente los huecos que había dejado la Fil.

-¿Identificarías algunos de esos huecos?

Creo que la mayor par­te se reduce al tema eco­nómico. Desde incremen­tar el precio de la entrada de 5 a 7 soles, y también que los eventos culturales como presentaciones de li­bros o conversatorios, que antes eran totalmente gra­tuitos, ahora cuesten 250 soles para los que no son miembros de la Cámara Peruana del Libro (pro­motor de la Fil). También ha habido un incremento del alquiler de stands de entre el 40 y 50%.

INCLUSIVA

-¿Qué público esperan?

Nosotros esperamos aco­ger a todo el público que, por temas económicos, está impedido de hacer una edi­torial, una revista, una libre­ría. Y, obviamente, la An­ti-Fil es para ese mismo público, porque todos es­tos eventos son totalmen­te gratuitos. Todo lo que es­tamos haciendo nosotros es con el afán de que llegue a la gente.

-Además de la venta de libros, hay talleres…

Están los talleres car­toneros y fanzineros para chicos que empiezan a escribir. Ahora tienen la oportunidad de venir y aprender cómo autopu­blicar un libro. Una bue­na opción sería una edito­rial cartonera. La situación de las cartoneras está bien chévere. Para empezar, se usa material reciclable. Lo segundo es que es algo más artesanal. Uno puede hacerlo en su casa, es faci­lísimo. Por eso es que no­sotros lo estamos fomen­tando. En los cinco días va a haber talleres de autopu­blicación.

NO SOLO  LITERATURA

-¿Qué más trae la An­ti-Fil?

Cuando planificába­mos, nos dimos cuenta de que la cosa podía cre­cer y sacar matices artís­ticos, porque esto no es enfocarse solo en la li­teratura, sino en un glo­bal de artes. Así, se ha incluido un espacio per­formático donde va a ha­ber teatro, cuentacuen­tos, danza, performance, ‘soundpainting’. Tam­bién vamos a tener el Sa­lón Familiar, donde la Escuela Libre de Arte va a tener una instalación mostraza y permanente. En el tercer piso, en el Salón El Zodiaco, se va realizar todo lo audiovi­sual: cortos, videoarte, el cine fórum. Hemos trata­do de que los directores o alguien allegado a las películas venga. Están NN, La hija de la laguna. Está Sigo siendo, está vi­niendo su productor mu­sical. Para La Cantuta en la boca del diablo, está viniendo la directora; para los cortos históricos que va a pasar Hamilton Segura, también va a ve­nir el director y va a ha­cer su charla magistral.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: