Crece venta de drogas dentro de las universidades peruanas

Dos de cada diez estudiantes aseguran que se venden estupefacientes dentro de claustros universitarios, mientras el 35% dijo que esto ocurre en las inmediaciones.

Josselyn Revilla

Las universidades son recintos utilizados por los jóvenes para adquirir nuevos conocimientos y competir en el mercado laboral. Sin embargo, sus ambientes también serían aprovechados para la venta de drogas bajo la modalidad del menudeo, según un estudio del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (CEDRO).

El análisis, basado en una encuesta realizada a estudiantes de 15 centros de estudios superiores, reveló que el 26.2% de los universitarios limeños asegura que existe comercialización de drogas en el interior de las instituciones, mientras que el 35% indicó que esto se registraba en los alrededores. “Hay jóvenes que llevan la droga a las universidades para solventar su propio consumo”, explicó Alfonso Zavaleta, jefe del Área de Investigación de Cedro.

Población vulnerable

Asimismo, mencionó que tres de cada diez alumnos (30%) consideraron que el uso de estupefacientes aumentó en sus universidades, frente a un 35.8% que consideró que este permanecía igual. No obstante, un gran problema es el que aparece cuando se les pregunta si estaban dispuestos a usar un droga, en caso de que un amigo se la ofreciera.

“Hay factores, ya sea de formación o del entorno, por el que un determinado grupo se resiste y dice que no. Pero hay otros jóvenes que se quedan pensando y llegan a ser el 35% de los encuestados. Estos dicen que tal vez lo harían o no. Nosotros los llamamos la población susceptible de entrar en el consumo de drogas”, precisó Zavaleta.

Maestros también consumen

Un factor a tomar en cuenta es la cercanía y contacto de los estudiantes con las drogas. La encuesta refiere que casi la mitad de los estudiantes declararon que había alumnos que las utilizaban, mientras que la mayoría (63.1%) dijo tener amigos que consumían sustancias. Asimismo, el 7.8% de estudiantes detallaron que sus profesores también consumían.

La familia también tiene mucho que ver, pues menos de un cuarto de universitarios admitieron que tenían parientes con ese problema. Para Zavaleta, esto solo es una muestra del nivel de vulnerabilidad que existe entre los universitarios, sobre todo entre 15 y 24 años de edad, cuyo consumo de marihuana es tres veces superior al de la población en general. “Antes solo era dos veces mayor”, anotó el experto.

Hace falta prevención

A su turno, el psicólogo de Cedro, Milton Rojas, resaltó el rol que deben cumplir las universidades para erradicar la comercialización de drogas en sus claustros, pero también en aplicar estrategias de prevención. “Son pocas las que ejecutan un trabajo serio para atender ese problema, incluso integran en la currícula cursos de prevención. Pero diría que entre el 60% y 70% no lo hacen. Algunas dan charlas, pero eso no es suficiente”, argumentó.

Finalmente, el estudio reveló que al menos un tercio de estudiantes consumió marihuana alguna vez en su vida. Le siguen, en menor medida, el LSD y los hongos alucinógenos (4%), pasta básica de cocaína (3.1%), anfetaminas o estimulantes (3%), clorhidrato de cocaína (2.7%) y éxtasis (2.4%). Un dato a resaltar es el caso de las bebidas energizantes, cuyo consumo también es más frecuente, con un 81%, sobre todo en las carreras de ingeniería y medicina.

 Coctel de peligro y otras drogas

De acuerdo al estudio, el 11.4% de los universitarios señaló que había consumido bebidas alcohólicas y drogas al mismo tiempo, cifra superior a los 4.9% registrados en 2015. Milton Rojas, psicólogo de Cedro, alertó sobre las posibles repercusiones de ese hábito. “Hacer estas combinaciones, en el caso de la cocaína y el alcohol, puede ocasionar reacciones adversas en el cerebro o generar un paro respiratorio.  Ni mencionar el riesgo de accidentes de tránsito”, dijo. Por último, declaró que en los últimos años aparecieron nuevas drogas como el Pooper (estimulante) y el wax (una cera a base de extracto de marihuana).

Desconocimiento sobre el cannabis medicinal

Especialistas de Cedro también advirtieron sobre el nivel de desconocimiento que existe entre los jóvenes sobre la marihuana medicinal. La encuesta demostró que cuatro de cada diez consideraba que el aceite de cannabis curaba, cuando en realidad sirve como un paliativo o calma algunos síntomas en determinadas afecciones. “Pero aquí lo más preocupante es que el 66.7% opinó que la autorización del cannabis medicinal también aumentaría el uso recreativo”, indicó Alfonso Zavaleta, investigador de la institución.

TAMBIÉN PUEDES LEER: