10 Sep, 2017

Costa Verde es riesgosa ante visita del Papa

 Por peligro de sismo. Concurrida vía no cuenta con suficientes rutas de escape ante eventos masivos, como la anunciada misa del Papa, que espera congregar dos millones de personas, afirman especialistas.

 Por peligro de sismo. Concurrida vía no cuenta con suficientes rutas de escape ante eventos masivos, como la anunciada misa del Papa, que espera congregar dos millones de personas, afirman especialistas. Se deben extremar las medidas de seguridad, recomiendan.

Atrapados sin salida. Esa sería la situa­ción de ocurrir un movimiento telú­rico de gran magnitud du­rante algún evento masivo en la Costa Verde.

De esa manera, conciertos, reuniones de entretenimien­to, la temporada de verano, Mistura y hasta la anuncia­da misa que ofrecerá el papa Francisco en Magdalena, en su próxima visita a Lima, pondrían en riesgo a miles de personas que acudirían a estos eventos de no tomar las adecuadas medidas de seguridad.

La Costa Verde no está pre­parada para facilitar la eva­cuación masiva de personas ante, por ejemplo, un terre­moto con alerta de tsunami. La misma situación se viviría en el Centro de Lima, donde también se prepara una acti­vidad del papa Francisco con al menos 50 mil personas. En la Costa Verde se espera con­gregar a dos millones.

El experto en temas de transporte, Luis Quispe Can­dia, de la ONG Luz Ámbar, explica: “En general, las vías limeñas son muy estrechas y no permitirían una salida rápida ante un terremoto. En el caso de la Costa Verde, y ante la visita del Papa, es im­portantísimo implementar un estudio del impacto vial que tendría tal actividad en la zona. Coordinar los planes de desvío y evacuación, entre otras medidas de seguridad. De no hacerlo, miles estarían en riesgo”, manifestó.

La Costa Verde, por ejem­plo, es una vía que está por debajo del nivel de la tierra, por debajo del acantilado. Si bien es cierto, ese acantilado podría servir de protección frente a un tsunami, las per­sonas que puedan encon­trarse en la parte de abajo o a nivel del mar, eviden­temente no tienen protec­ción, quedarían atrapadas. Lamentablemente, esta vía no está preparada para una contingencia de esa natura­leza”, agregó.

Otro de los riesgos de esta zona, concurrida por bañis­tas, deportistas y familias en general, es que ante un fuerte sismo no solo un posible tsunami pondría en riesgo la vida de miles de personas, sino también el desprendi­miento de grandes rocas de los acantilados de la zona.

La fragilidad del terreno de los acantilados ya había sido alertada por el ingenie­ro sismólogo Julio Kuroiwa, quien indicó que las geoma­llas colocadas en algunos tramos no son suficientes para contener la caída de grandes rocas que se pro­duciría de ocurrir un gran evento sísmico.

Indicó que se trata solo de una medida de seguridad temporal y no definitiva. “Son una solución parcial y altamente costosa, que no disminuye los riesgos de de­sastre en caso se presente un sismo de gran magni­tud”, advirtió.

Solo quince minutos

En otro momento, el presi­dente del Instituto Geofísi­co del Perú, Hernán Tavera, sostuvo que la costa del país está en permanente peligro de que ocurra un fuerte sis­mo seguido de un tsunami. Advirtió que por temas de acceso y evacuación, la Costa Verde es vulnerable.

El especialista ya había ad­vertido a Exitosa que ante caso de un desastre de esta naturaleza; es decir, un tsu­nami, la población que se encuentra a nivel del mar solo tiene unos quince mi­nutos para evacuar ante un terremoto de más de ocho grados, como el que se espe­ra para Lima. Tiempo valio­sísimo para poner a salvo la vida, de existir las medidas adecuadas para ello.

Peatones atrapados

Si bien Mistura ya se trasla­dó al Rímac, la planificación de los eventos masivos en la Costa Verde debe tomarse con pinzas.

Para la misa del Papa y has­ta conciertos, por ejemplo, se tiene que pensar en los peatones e implementar pla­nes de evacuación para ellos. De ocurrir una emergencia, aquellos que no fueron en un vehículo y quisieran salir, no tienen forma de hacerlo. Ni siquiera los puentes ubi­cados a lo largo de la vía ni las escaleras de escape serían suficientes ante este panora­ma”, agrega el experto de Luz Ámbar, Luis Quispe Candia.

Caótico

En otro momento, Sheila Yauri Condo, especialista en riesgo de desastres del Ins­tituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), sostuvo que un terremoto de entre 8.5 y 8.8 grados en la escala de Richter solo evidenciaría el estado vulnerable en el que se encuentra nuestra Costa Verde.

La situación va a ser caó­tica porque no existen las suficientes vías de evacua­ción, y las que existen son pequeñas y no tienen el aforo adecuado”, cuestionó. Resaltó que un estudio de Indeci realizado en cola­boración con las Naciones Unidas para el Desarrollo, detectó hasta 23 puntos críticos de alto peligro de caída de rocas y otros 70 por derrumbes a lo largo de esta vía.

Plan de seguridad

Se supo que una comisión integrada por el Arzobispado de Lima, viene organizando un plan de seguridad ante la visita del sumo pontífice, programada del 18 al 21 de enero de 2018. Exitosa se comunicó con voceros de esa institución, pero no dieron mayores detalles al respecto. El presidente ejecutivo de la visita del papa Francisco a Lima, Luis Gaspar, des­cartó que se pueda acampar en la Costa Verde, aunque no descartó que sí podría hacerse en los distritos aledaños al lugar oficial, en Magdalena.

Inspeccionan la zona

Medio millón de metros cuadrados tiene el área donde se realizará la misa del papa Francisco en Magdalena. Ayer, el alcal­de del distrito, Francis Alli­son, inspeccionó el lugar. Detalló que el Papa llegará al estrado oficial desde el distrito de San Miguel.

TAMBIÉN PUEDES VER