26 Sep, 2017

Corea del Norte asegura que Trump les declaró la guerra

El régimen de Kim Jong-un amenazó con derribar los bombarderos estadounidenses, mientras la Casa Blanca negó las acusaciones de Pyongyang.

Nueva York (AFP)

Corea del Norte acusó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de “declarar la guerra” a ese país al enviar aviones caza y bombarderos a volar cerca de sus costas, una afirmación que la Casa Blanca calificó de “absurda”.

En una demostración de fuerza, Estados Unidos envió el sábado a bombarderos estratégicos a sobrevolar cerca de la costa de Corea del Norte, agregando presión militar a la tensión política de toda la semana, exacerbada a través de insultos y amenazas.

“Todos los Estados miembro (de la ONU) y el mundo entero deberían recordar claramente que fue Estados Unidos el primero en declarar la guerra a nuestro país”, dijo ayer el jefe de la diplomacia norcoreana, Ri Yong-Ho, a periodistas en Nueva York. “Desde que Estados Unidos declaró la guerra a nuestro país, tenemos todo el derecho a tomar contramedidas, incluido el derecho a derribar bombarderos estadounidenses, aunque no estén dentro del espacio aéreo de nuestro país”, aseguró.

Absurda acusación

En rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, no tardó en responder: “No hemos declarado la guerra a Corea del Norte y francamente la sugerencia es absurda”, dijo.

Las operaciones militares estadounidenses del sábado “se han llevado a cabo en el espacio aéreo internacional, en aguas internacionales. Tenemos derecho a volar, navegar y operar en cualquier parte del mundo donde esté legalmente permitido”, explicó por su lado el portavoz del Pentágono, Robert Manning. Consultado sobre si Estados Unidos continuaría su despliegue militar, recordó los compromisos de defensa de Washington con sus aliados Corea del Sur y Japón. “Si Corea del Norte no detiene sus acciones provocativas, nos aseguraremos de ofrecer al presidente opciones relativas a ese país”, agregó el vocero.

Insultos

La declaración del canciller norcoreano es un paso más en la escalada de tensión entre los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Norte de la última semana.

El martes pasado, el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó en la ONU que “destruiría totalmente” a Corea del Norte si EE.UU. se viera obligado a defenderse a sí mismo o a sus aliados. Y dijo que el líder norcoreano, Kim Jong-un, es un “hombre-cohete en una misión suicida”. Kim respondió diciendo que “domará con fuego al viejo senil estadounidense mentalmente desquiciado”.

Ambos gobiernos se encuentran enfrentados por el desarrollo del programa de misiles balísticos y de armas nucleares de Corea del Norte.

Pyongyang se ha negado a detener estos programas de armamento, pese a haber sido objeto de sucesivas rondas de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU. El régimen de Kim asegura que disponer de capacidades nucleares es su única protección contra un mundo exterior que busca su destrucción.