Cita con la historia: Kim y Trump se ven las caras

Cumbre en Singapur. Líderes de EE.UU. y Corea del Norte se reúnen en pos de superar la crisis por el desarrollo del armamento nuclear de Pyongyang.
Cita con la historia: Kim y Trump se ven las caras Cita con la historia: Kim y Trump se ven las caras

Singapur concentra las miradas de todo el planeta. Ya que en ese lugar se realizó la primera cumbre que sentó en una misma mesa al presidente de Estados Unidos y al líder de Corea del Norte. Donald Trump y Kim Jong-un se reunieron para hablar de la desnuclearización de la península coreana y de la posible firma de un acuerdo de paz que ponga fin oficialmente a la guerra de Corea, que terminó en 1953 con un alto el fuego. Esta reunión sin precedentes inició bien entrada la noche en Perú (martes en Singapur).

Lo que quiere Trump

El presidente estadounidense dejó claro que su objetivo es que Kim Jong-un se deshaga de sus armas nucleares de forma inmediata y unilateral, pero ha ido moderando su discurso. En una entrevista con la cadena Fox News, el presidente de EE.UU. dijo que le gustaría que la desnuclearización de Corea del Norte se llevara a cabo “de forma inmediata, pero físicamente, una fase transitoria puede ser un poco necesaria”. El otro gran objetivo de Trump es firmar un acuerdo para terminar la guerra de Corea.

Lo que quiere Kim

Por su parte, Kim Jong-un, es consciente, como lo eran su padre y su abuelo, de que la disuasión nuclear es su mejor baza para mantener su régimen a salvo de injerencias externas, lo que incluye cualquier intento de reunificación de la península coreana por la fuerza. Por ello, para Kim, el apretón de manos con Trump significaría, en ese sentido, el inicio del reconocimiento de su régimen en el concierto internacional, que sería completo si se firmara un acuerdo de paz para cerrar la Guerra de Corea, cuya vigencia justifica el despliegue de 30,000 soldados estadounidense al sur de la frontera.

Lo que quiere el resto

En primer lugar, Japón es uno de los países que más pendiente está de este encuentro: ha manifestado ya su temor a que el posible acuerdo entre Estados Unidos y Corea del Norte se limite a la amenaza de los misiles balísticos dirigidos a Washington y que no se aborde el asunto de los que puedan atacar Japón y Corea del Sur. El mayor miedo del primer ministro japonés, Shinzo Abe, es que su país se quede aislado y se tenga que enfrentar en solitario a China, gran aliado de Kim.

Muy pendientes de este encuentro están también China y Corea del Sur, que han entrado en una nueva etapa. Hay que tener en cuenta que las dos Coreas han empezado su deshielo y que China y Corea del Norte han retomado su relación bilateral. Todo suma, todo cuenta, dando lugar a un clima conciliador gracias al cual Trump se erija con el papel del gran salvador, acallando las bocas de sus miles de detractores.

TAMBIÉN PUEDES LEER: