Portada

¡Cómo nos costó! Cuánta tensión contenida  se derramó al final en ese festejo lleno de lágrimas de los más jóvenes de la selección. No estábamos en el Mundial, no lo estamos aún, pero el corazón de todo un país…