6 Oct, 2017

El británico Kazuo Ishiguro gana el Premio Nobel de Literatura

Una mezcla de Jane Austen y Kafka con una pizca de Proust. La academia sueca premió al escritor de origen japonés, que en sus novelas narra el mundo de las ilusiones

El autor de “Los restos del día” (The remains of the day), de 62 años, consideró un “honor magnífico” seguir los pasos de los más grandes autores de la literatura mundial.

Ishiguro “reveló en novelas de una gran fuerza emocional el abismo bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo”, indicó la secretaria de la Academia Sueca, Sara Danius, durante el anuncio en la Bolsa de Estocolmo.

El escritor, que recibirá nueve millones de coronas suecas (845,000 euros), se declaró “atónito y halagado”.

Según dijo, se encontraba en su despacho cuando su agente lo llamó para darle la noticia. “Creí que se trataba de una broma. Durante un buen rato no me lo creí”, explicó en una rueda de prensa improvisada en su casa, en Londres.

“Es un honor magnífico, sobre todo porque significa que estoy siguiendo las huellas de los mejores autores”, declaró a la BBC.

Llevado al cine

Considerada una “obra maestra” por la Academia, “Los restos del día” (1989) -llevada al cine en 1993 por James Ivory y protagonizada por Anthony Hopkins y Emma Thompson-, ganó el prestigioso Man Booker Prize.

“Si mezclamos Jane Austen y Franz Kafka conseguimos Kazuo Ishiguro”, añadiendo “un poco de Marcel Proust”, resumió Sara Danius.

Inmigrante

Nacido en 1954 en Nagasaki -ciudad mártir devastada por la bomba atómica en 1945-, Ishiguro viajó al Reino Unido con su familia cuando tenía cinco años y no volvió a visitar su país de origen hasta la edad adulta. Su obra refleja esta doble cultura.

Ahora tiene en mente colaborar en la narración de cómics. “Estoy hablando para trabajar en una novela gráfica, lo que es bastante excitante para mí porque es algo nuevo y me devuelve a mi infancia japonesa, cuando leía mangas”, dijo a la prensa.

Combinando un lado zen con la flema británica, Ishiguro es un autor discreto que soñaba con ser cantante pop, y se le considera uno de los mejores literatos de su generación, pese a haber tenido que aprender el inglés.

Sus dos primeras novelas, “Pálida luz en las colinas” (1982) y “Un artista del mundo flotante” (1986) transcurren en Nagasaki, pocos años después de la Segunda Guerra Mundial.

En una entrevista en 1989 con la revista Bomb Magazine, el escritor afirmó: “Me siento atraído por los períodos de la preguerra y de la posguerra, porque me interesa cómo los valores y los ideales son sometidos a prueba”.

Aclamada por la crítica, su relato distópico “Nunca me abandones” fue considerada la mejor novela de 2005 por la revista Time. Con esa obra introdujo “un frío trasfondo” de ciencia ficción en su obra, según el jurado del Nobel.

 

Otro Nobel de lengua inglesa

Ishiguro sucede al cantautor Bob Dylan, cuyo galardón el año pasado emocionó y decepcionó a partes iguales. La decisión de este año era muy esperada por parte de la crítica, que no digirió la atribución del Nobel al músico.

Kazuo Ishiguro confirma el aplastante dominio de los autores de lengua inglesa en el palmarés de los Nobel de Literatura, con 29 premiados en total.

Este galardón fue concedido por primera vez en 1901 (al escritor francés Sully Prudhomme), y desde entonces ha sido otorgado a 114 personas, mayoritariamente de sexo masculino -solo lo han recibido 14 mujeres- y de unos 65 años de edad en promedio.

La música

Este extrabajador social afirma que la literatura llegó por azar a su vida, tras realizar un curso de escritura creativa en la universidad de East Anglia (en Norwich, este de Inglaterra).

“Esto puede sonar como algo muy aburrido, pero (la escritura) no era necesariamente lo que quería hacer”, había confiado al Financial Times en 1995.

Graduado en Filosofía y Literatura en la universidad de Kent, él soñaba más bien con convertirse en un cantante pop (con letras poéticas) como Bob Dylan. “Incluso, toqué la guitarra en los pasillos del metro parisino en 1975”, comentó al suplemento literario del diario Le Figaro, en 2001.

En 2015, confesaba al diario The Guardian: “Yo me veía como una especie de músico, pero llegó un momento en que me dije: en efecto, no soy yo. Yo soy mucho menos glamuroso. Soy de ese tipo de personas que visten chaqueta de pana con coderas”. Es letrista de la cantante de jazz Stacey Kent.