Bomberos tardan casi el doble por el tráfico, rejas y comercio ambulatorio

La otra cara del Perú. No solo deben de luchar contra incendios para salvar vidas, sino también contra las malas conductas de la población.

Josselyn Revilla

El Perú es uno de los pocos países donde el trabajo de los bomberos es voluntario. Es decir, arriesgan su vida por una convicción, tal y como lo establece su lema, “Dios, Patria y Humanidad”. Sin embargo, lejos de obtener un apoyo, cada día pasan por una serie de problemas, entre ellos una demora de casi el doble del tiempo que deberían en atender los llamados.

Así lo reveló el vicecomandante del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, Larry Lynch, en una entrevista a Diario Exitosa. Precisó que, en su mayoría, las demoras tienen relación con el tráfico, los ambulantes y el enrejado de calles.

Indiferencia ciudadana

En el caso del tráfico, sostuvo que la indiferencia de la población también hace más lento su trabajo. “Los choferes no hacen caso a las sirenas y nos impiden el paso. Eso nos genera una tardanza mínima de diez minutos”, puntualizó. Esto ocurre pese a que la Ley N°27200 otorga preferencia en el tránsito a vehículos de emergencia.

La norma en cuestión dispone que la Policía Nacional conceda prioridad a este tipo de unidades. En tanto, el resto de conductores deberán “ubicarse al extremo derecho de la calzada, donde se detendrán en forma paralela al sardinel; mientras que en las intersecciones se detendrán para ceder el paso”, precisa el texto.

Ambulantes y rejas

Otra dificultad es causada por la informalidad y los ambulantes. El vicecomandante Larry Lynch citó como ejemplo el incendio en la galería comercial ‘La Camita’, a solo cuadras del emporio comercial de Gamarra, el pasado 5 de julio. Al respecto, declaró que este tipo de comercios toman las avenidas y calles, instalándose incluso cerca de los hidrantes.

Y como cereza del pastel, figuran los enrejados. Consideró que si bien las rejas se implementan en distintos barrios por un tema seguridad, estas provocan la demora de bomberos y socorristas (ambulancias), sobre todo cuando la persona encargada de abrir el enrejado no está en el lugar o tarda en dejarlos pasar. “Si nos llaman para una atención médica, mientras llegamos la persona ya falleció”, lamentó.

La autoridad de los hombres de rojo detalló además que en los barrios  o urbanizaciones enrejadas se da otro tipo de problema: como no permiten el ingreso de cualquier vehículo, los vecinos estacionan sus autos de forma inadecuada; complicando aún más el desplazamiento de las unidades de ayuda. “Se trata de un gran riesgo, por ejemplo, ante un terremoto”, apuntó.

Siniestros aumentan

De otro lado, según el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios, de enero a junio del presente año se registraron 5,849 incendios; es decir, 534 más que los reportados en el mismo periodo del año anterior (5,315). Consultado al respecto, Lynch consideró que parte de este incremento obedece a la acumulación excesiva de material inflamable. “A veces las personas guardan hasta gasolina, solventes y pinturas. Todo eso lo apilan”, anotó.

Otro desencadenante tiene que ver con la informalidad de las construcciones y, por consiguiente, de las instalaciones eléctricas (o la antigüedad de las mismas). “Por el tiempo que tienen pierden sus resistencia y pueden provocar cortocircuitos”, advirtió Lynch. Recomendó a la población cambiar el cableado por lo menos cada diez años.

Amago de incendio causa alarma en Independencia

Un amago de incendio en el centro comercial Royal Plaza de Independencia provocó el pánico de los clientes y transeúntes. Ocurrió en la cuadra 2 de la avenida Carlos Izaguirre. Los bomberos informaron que la causa sería la inflamación de la chimenea en uno de los restaurantes del patio de comidas. Para evitar incidentes futuros, recomendaron a las empresas, sobre todo a las que se dedican a la venta de alimentos, que verifiquen bien sus instalaciones y válvulas de gas.

AUMENTAN A 90 LOS INCENDIOS FORESTALES

El vicecomandante de los bomberos, Larry Lynch, reveló que, a diferencia de otros años, la institución reportó un ligero aumento en el número de incendios forestales, con 90 casos en lo que va del año. En Lima, por ejemplo, las dos últimas emergencias se produjeron en la Carretera Central, a la altura de Huachipa. “Son varios factores: el descuido de la zona, la quema de los pastizales, la depredación, entre otros”, declaró.

TAMBIÉN PUEDES LEER: