6 Mar, 2017

Abuso sexual en la escuela: ¿cuáles son las señales?

Proponen aplicar rigurosas pruebas psicológicas a docentes.

Lamentablemente, los casos de abusos sexuales en los centros educativos son cada vez más comunes en nuestro país y muchas veces no son denunciados sino hasta que la propia víctima alcanza la adultez. Sin embargo, estos dolorosos episodios pueden ser prevenidos si los propios padres toman más atención al comportamiento de sus hijos.

Ricardo Núñez, jefe de Psicología de Solidaridad Salud, aconseja que lo primero que los padres tienen que hacer es fortalecer la confianza y la comunicación con sus pequeños. Además, advierte que siempre se debe tener presente que hay adultos que han pasado situaciones negativas en su infancia o de violencia y ello se convierte en un círculo vicioso para ellos.

“Tienen que tener cuidado, sobre todo ahora que desde los dos años de edad los envían a la cuna o a estimulación temprana sin saber en qué manos los dejan. Hay que hacerse un tiempo para conocer a los profesores del colegio en el que están matriculados”, dice el especialista.

MAESTROS Y MAESTRAS

Agrega que, si bien los padres no tienen mucho tiempo, la labor de convertirse en una especie de fiscalizador de profesores o adultos debe ser diaria; y esto –según Núñez- debe ser no solo con los maestros sino también con las maestras. “Un niño que está siendo víctima de tocamientos indebidos en la escuela cambia de carácter, puede tener mal humor, pesadillas, aislarse o tener conductas erotizantes”, dice.

Del mismo modo, desde los tres años, los padres ya pueden enseñarles a los niños a no ser nunca tocados por un adulto. Según el experto, pueden recibir un abrazo entre niños, pero es preferible que nunca sean tocados por un adulto; si se les explica esto al cumplir tres años, entonces lo asimilarán y empezarán a tomar conciencia que no deben ser tocados.

PRUEBAS PSICOLÓGICAS

En ese sentido, Núñez también refirió que, así como los profesores realizan un examen periódicamente para una vacante, también deben pasar por un peritaje psicológico para saber realmente si estos profesores o profesoras realmente tienen las condiciones para trabajar con niños.

Por su parte, Inés Lazarte, coordinadora del Equipo de Convivencia del Ministerio de Educación, señala que es la Unidad de Gestión Educativa (UGEL) la que debe formar un equipo conformado por especialistas en pedagogía, psicología y derecho para tomar medidas. Esto ya que, hoy por hoy, la víctima solo puede conversar con el médico legista una sola vez y si es que existe una denuncia previa.

NIÑOS MÁS PROTEGIDOS  

Para muchos expertos, las denuncias de abuso sexual hechas por exalumnos del Sodalicio y del colegio particular Héctor de Cárdenas han despertado la necesidad de que esta evaluación psicológica se exija a todo profesional o adulto que tenga a su cargo el cuidado y formación de un niño, niña o adolescente.

 TAMBIÉN LEE