A punto de caer “negociazo” del gas de Camisea en México

Revisión de contratos que propone el mandatario electo azteca, Andrés López Obrador, pondría al descubierto irregularidades cometidas cuando PPK era ministro de Toledo.

El mejor negocio de su vida, a costa del Estado peruano, que incluye adquirir el gas de Camisea a precio regalado, se le podría caer a diversos consorcios que administran este recurso. La decisión del próximo gobierno de México apunta a una revisión del contrato que la española Repsol tiene con su país, y puede abrir la caja de Pandora que pondría al descubierto los negocios que se hicieron para que esta misma multinacional española venda el gas licuado que se extrae del Perú.

Repsol se hizo del negocio en el gobierno del hoy prófugo expresidente Alejandro Toledo, y cuando era ministro de Economía –y luego premier–, el exjefe de Estado Pedro Pablo Kuczynski. Por nuestro gas Repsol paga USD 2.45 por millón de BTU (Unidad Térmica Británica), y lo vende a México USD 9.50 por millón de BTU. Un negocio redondo.

El virtual presidente electo de México, Andrés López Obrador, dijo que los contratos del sector energético que se han firmado con particulares “serán revisados por su gobierno” para prevenir actos de corrupción o ilegalidad. Este anuncio del electo mandatario mexicano tiene trascendencia para nuestro país, debido a los cuestionamientos que hizo López Obrador al contrato que realizó la empresa española Repsol y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México para venderle el gas licuado peruano.

Ya en el 2008, López Obrador denunció este recurso energético, que le costaría USD 21 mil millones a México, entre 2011 y 2016, mucho más caro de lo que le habría costado comprarle directamente al Perú.

Participó PPK

En el Perú, el asunto es más grave. El expresidente de Petroperú, Humberto Campodónico, alertó que se perdieron USD 2,000 millones en regalías. Es decir, el 1% del PBI en ingresos fiscales entre los años 2013 y 2016. Lo que ahora se vislumbra con claridad es que dichos actos de corrupción empiezan –según los expertos consultados por Exitosa– principalmente con las leyes emitidas durante el gobierno de Alejandro Toledo y su entonces ministro de economía, Pedro Pablo Kuczynski.  Época en las que cimentó las bases para lo que sería la exportación del gas de Camisea a México.

Aquí, algunos ejemplos: el convenio que marcó la era para la exportación del gas de Camisea fue el Contrato de Licencia del Lote 56 suscrito en el 2004, entre el Estado peruano y el Consorcio Camisea. ¿Qué hizo PPK? Según los especialistas, trajo a Hunt Oil al Perú y le hizo la parte financiera del proyecto de exportación de gas. En su calidad de asesor de Hunt Oil, participó en el diseño de la empresa para solicitar el Lote 56 y luego, cuando regresó al gobierno como premier, en el 2004, le entregó a esa empresa ese lote para que lo dedique a la exportación.

No solo eso. En junio de 2005, en su calidad de primer ministro, habría promovido el cambio de la ley para que el gas del Lote 88, reservado para el consumo interno, también se dedique a la exportación, así lo ha sostenido en reiteradas ocasiones el congresista de Nuevo Perú, Manuel Dammert.

Para el congresista de Acción Popular (AP), Víctor Andrés García Belaunde, no le quedan dudas que la administración de López Obrador traerá cambios en lo que será una próxima renegociación del Gas de Camisea. Pero más aún, evidenciará los actos de corrupción en las que habría incurrido Kuczynski.

“Todo esto ocurrió por las facilidades que le dio las leyes de Kuczynski. Todos los cambios que se dieron al contrato favorecieron a ese negociado. Estas que se dieron desde el gobierno del expresidente Alejandro Toledo, cuando Kuczynski fue ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros”, apuntó el legislador.

A PRECIO REGALADO

El congresista Víctor Andrés García Belaunde recordó que el negociado de Pedro Pablo Kuczynski se evidencia en su participación directa con las normas que permitieron que el gas se vendiera en exportación a precios casi regalados. Más aun en su trabajo como asesor de la empresa Hunt Oil en el 2003. “¿Por qué el Estado no ha podido revertir esta situación? Por lo mismo, los grandes intereses que hay de por medio. Lo hemos dicho con Alfredo Barnechea en la campaña electoral del 2016. A Kuczynski le decíamos PPGas, por la participación que tuvo en estos grandes intereses”, apuntó.

TAMBIÉN PUEDES LEER: