2 Feb, 2018

OPINIÓN | Giovany Rocío: A propósito de las encuestas

Pero mucho más, cuando arbitrariamente es la encuestadora quien te muestra los candidatos y el orden de estos.
OPINIÓN | Giovany Rocío: A propósito de las encuestas
OPINIÓN | Giovany Rocío: A propósito de las encuestas

Algo que me ha llamado someramente la atención, es la absoluta y grotesca inducción al voto. Hablaba con un reconocido publicista en contiendas políticas, Fernando Monzón, con oficinas en Estados Unidos y Latinoamérica y con decenas de campañas exitosas desde Presidentes hasta Alcaldes.  Y le sorprendía cómo pueden ser tan disímiles los resultados efectuados por una encuestadora y por otra en nuestro país.

Ambas con la misma calidad de muestra (personas consultadas) e incluso hasta con un mismo margen de error, el siempre +/- 4,5%.

Si un candidato en una tiene 10 y en otra 20, algo no está bien, pero a mi modesto entender, una miente, o quizás mienten las 2, o dándoles el beneficio de la duda, están equivocadas en su proceso.

Pero, nos encontramos ante una etapa en la que, por ejemplo, al encontrarse tan lejos la elección, (10 meses) tienen la complicidad de que la foto puede variar.

Pero mucho más, cuando arbitrariamente es la encuestadora quien te muestra los candidatos y el orden de estos.

Por ejemplo, en la última encuesta de Apoyo, realizada entre el 11 y el 13 de enero, con un margen de error +/-4.25%, al “candidato” Enrique Cornejo lo sitúa en primer lugar. Pero Enrique Cornejo, y no quiero detenerme en su posición jurídica por haber sido ministro de Transportes cuando se entregó la concesión del Tren Eléctrico y otras Obras, en el tema Odebrecht, a la fecha, no tiene partido inscrito.

Nadie duda que un vientre de alquiler en el mercado pueda encontrar, pero al día de hoy, no es más parte del Apra y la fecha para presentar las firmas e inscribir su partido se cumplió.

Pero desde el paleolítico pasando por el mesolítico y neolítico, en las figuras rupestres al perennizar a los supuestos reyes, a estos supuestos líderes los dibujaban no más grandes, sino mucho más grandes que los demás, incluso a los bisontes y caballos que los acompañaban. Sin duda, esto daba a entender el poder de este sobre los demás, aunque el tamaño sea falso o simplemente representativo, pero sin ningún fundamento.

¿Es que acaso las Encuestadoras se quedaron en lo anterior a la prehistoria? Sería muy atrevido decir que hay algo detrás, una conveniente inducción al voto o simplemente una mediocridad en los procesos.

Qué hay detrás de todo esto. Y después nos quejamos de la clase política.