OPINIÓN | Luis Angeles Laynes: Pónganse a trabajar

El pueblo exige obras, no es posible que la reconstrucción del norte siga a paso de tortuga después de año y medio de El Niño costero...

El escenario político está cargado en los últimos días de frases y cuestionamientos dirigidos desde distintos sectores hacia personalidades jurídicas y políticas que han asumido nuevas funciones en medio de la crisis provocada por los CNM audios, en una suerte de todos contra todos que consideramos no le hace nada bien al país.

Un ministro de Justicia, como Vicente Zeballos, que sin haber hecho posesión de su cargo se pronuncia a favor de un adelanto de elecciones y le pide al nuevo fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, dar un paso al costado, cuando ya se demostró que su juramentación fue legal y su antecesor, Pablo Sánchez, votó a favor de la misma en una junta de fiscales supremos.

Antes fueron las voces que cuestionaban la idoneidad de los miembros de la comisión de notables que tiene a su cargo la elaboración de recomendaciones para la reforma del sistema judicial, que anunciará el presidente Martín Vizcarra este viernes en su Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias ante el Congreso de la República.

Al presidente del Congreso, Luis Galarreta, criticando la designación de Vicente Zeballos como ministro de Justicia, porque –en su opinión– no tiene el peso para el cargo, sin darle el derecho a la duda respecto a lo que pueda ser su gestión al frente de dicho portafolio.

Claro, las declaraciones del flamante titular del Minjus han provocado preocupación, pues no se sabe si son a título personal o como representante del Ejecutivo, porque se está refiriendo a otro poder del Estado autónomo.

Para la mayoría de la ciudadanía nuestros políticos están devaluados por culpa de ellos mismos, pues su gestión en los puestos donde se encuentran no solamente es deficiente, no dan resultados, sino que los responsabiliza de la situación en que se encuentra el país.
El pueblo está harto de dimes y diretes, de tanta corrupción en todos los niveles del Estado. Está cansado de que no hagan nada por el país, de que se la pasen peleando unos con otros, que sigan viviendo a costa del Estado, del dinero que todos los peruanos aportan a través del pago de impuestos.

El pueblo exige obras, no es posible que la reconstrucción del norte siga a paso de tortuga después de año y medio de El Niño costero; quiere seguridad en las calles, quiere hospitales equipados y con medicinas, colegios en mejores condiciones, y que se corte de raíz la corrupción que tanto daño le hace al Perú. En pocas palabras, el pueblo le pide a los políticos, déjense de bla bla bla, y pónganse a trabajar.

TAMBIÉN PUEDES LEER: